NUESTRAS SOLUCIONES

Suelo

Liq Humus

Es un complejo de sustancias húmicas bioactivas 100% solubles en agua, derivados de Leonardita altamente oxidada, de prolongada y efectiva liberación.

Aplicado al suelo, mejora la estructura y la infiltración del agua en arcillas compactadas; en suelos arenosos aumenta notoriamente la retención de humedad y la disponibilidad de nutrientes; en suelos limosos y arenosos aumenta la capacidad de intercambio catiónico (CIC), estimula el desarrollo vegetativo y de raíces. Estimula la vida y actividad microbiana, mejorando la eficacia y eficiencia de los fertilizantes; obteniendo cultivos de alta productividad y calidad.

Beneficios

  • Aplicado en suelos compactados, aumenta la porosidad del mismo y reduce la densidad aparente, lo que permite un mayor desarrollo de raíces, favoreciendo la absorción de agua y nutrientes.
  • Flocula el suelo, optimizando la disponibilidad de agua a nivel radical. Experiencias locales han demostrado mejoras de entre un 25 hasta 50% en el uso del agua.
  • Estimula y aumenta la actividad microbiana en el suelo. El uso continuo de LIQ HUMUS tiene la capacidad de proporcionar un ambiente óptimo para el desarrollo y la actividad de los microorganismos del suelo, mejorando la estructura del suelo.
  • Aumenta la capacidad de intercambio catiónico (CIC), dejando disponibles los nutrientes en la solución suelo. LIQ HUMUS tiene una capacidad de intercambio catiónico de 400 a 600 meq/100 g, lo que explica su efecto directo sobre la fertilidad natural del suelo, permite “liberar” aquellos cationes retenidos y dejarlos disponibles para ser absorbidos por las plantas. Este efecto también se aprovecha en el caso de aplicaciones convencionales de fertilizantes, donde se aumenta la disponibilidad de absorción de estos nutrientes.
  • En suelos de pH básico aumenta la disponibilidad de cationes como el calcio (Ca) y el magnesio (Mg) y otros cationes, que tienden a formar complejos insolubles. El fósforo en el suelo tiende a combinarse con calcio y hierro formando moléculas insolubles como fosfato de calcio o fosfato ferroso, los cuales son elementos insolubles y no pueden ser aprovechados por los cultivos.