AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Dentro de los objetivos de trabajo de AMecological, y directamente relacionado con el ámbito agronómico, se estableció como prioridad, integrar los conceptos de manejo de riego, en base a uso de tecnologías, a la experiencia sólida de mejoramiento de la calidad físico-biológica-química, de los suelos de nuestra agricultura en las distintas regiones de Chile.

En este sentido, OQUEAN, división de manejo de riego, salinidad y factores abióticos del suelo de AMecological, se enfoca de manera directa y exclusiva a trabajar con los agricultores nacionales para mejorar la eficiencia y eficacia de los manejos de la temporada.

Para lograr nuestro objetivo como líderes de trabajo de terreno, trabajamos con tecnología de sondas capacitivas, instrumentos de alta gama que miden y registran la humedad, salinidad y temperatura de suelo donde se instalan, permitiendo trabajar y analizar datos en tiempo real a través de una plataforma web de fácil uso y acceso.

En base a nuestra experiencia en terreno, hemos podido delinear una metodología de trabajo centrada en buscar las mejores soluciones para nuestros clientes con fuerte trabajo de post-venta, asegurando que nuestras tecnologías y productos puedan ser integrados de forma directa en las labores normales de campo.

Dentro de nuestro quehacer diario, asistimos técnicamente, capacitamos e integramos nuestros sistemas al manejo del riego tradicional del campo, donde nuestro objetivo es ser una opinión válida y concreta.

Servicios

Nuestros programas de recuperación de suelos permiten desarrollar, en conjunto con nuestros clientes, una solución ecológica, eficiente, segura, económicamente viable y con alto impacto social al recuperar el potencial productivo de los suelos en forma permanente.

Nuestro servicio entrega el soporte necesario para mejorar la gestión hídrica, facilitando herramientas y criterios que ayudan a optimizar el uso de todos los recursos, está complementado con sondas capacitivas diseñada con tecnología FDR (Frequency Domain Reflectometry), las cuales tienen la capacidad de monitorear y medir el contenido volumétrico de agua, la temperatura y salinidad en el suelo a diferentes profundidades, en conjunto con sensores de temperatura ambiental, asociado a un sistema web que permite visualizar la información en tiempo real, enviar reportes y generar alertas.

Ventajas de nuestro sistema

  • Optimizar los costos operacionales y mejorar la productividad.
  • Evaluar el comportamiento y consumo de agua de la planta.
  • Mejorar la planificación del riego y optimizar el uso de fertilizantes de forma eficiente y sustentable.
  • Cuantificar, valorar y evaluar el aporte que entrega el agua de riego al sistema nutritivo de la planta.

Tratamientos en donde utilizamos tecnología biodegradable, basada en la aplicación de ácidos húmicos y polielectrolictos, enlazados con biopolímeros, enzimas, amino ácidos y bacterias, que permiten degradar, transformar o remover los compuestos indeseados del suelo.

Tratamientos con especies herbarias específicas para estabilizar, restaurar y remover contaminantes orgánicos o inorgánicos de los suelos, por medio de la absorción de los compuestos no deseados presentes en el suelo.

Aplicación de programas tecnológicos biodegradables para mejorar y optimizar el tratamiento y manejo de problemas de origen orgánico.

Tecnología diseñada para activarse inmediatamente y reducir de manera significativa, los malos olores, acelerando el proceso de descomposición de la materia orgánica y metabolizando las bacterias causantes de olores.

Aplicación de programas tecnológicos biodegradables, que permiten acelerar el proceso de compostaje por medio de ácidos húmicos, bacterias y enzimas, que optimizan los procesos de conversión de desechos orgánicos en abono.

Para realizar las mediciones de resistencia a la penetración, el suelo debe encontrase a capacidad de campo; esta condición se logra transcurrido 48 h después de un riego, pudiendo ser solo 24 h para un suelo de textura arenosa. Para efectuar las mediciones, se utilizará un dinamómetro, el cuál registra la máxima resistencia, en unidades de presión, que ejercen los agregados del suelo frente a una fuerza contraria. Las mediciones con el instrumento se efectúan en la cara principal de la calicata, desde el centro de la planta hacia ambos costados y en profundidad, hasta abarcar la totalidad del perfil de suelo descrito.

Se realizan pruebas de infiltración con cilindro infiltrómetro, para estimar posteriormente, con la curva de infiltración acumulada estabilizada, la velocidad de infiltración del suelo.

Se realizará una descripción morfológica del suelo, para determinar horizontes, clase textural, abundancia y tamaño de raíces y poros, estructura, adhesividad, plasticidad y profundidad, entre otros. La descripción se realizará en calicatas, las cuales se construirán sobre la hilera y de forma perpendicular a ella, con la cara a describir a 50 cm del tronco de la planta, para poder evaluar las raíces. La calicata debe tener un ancho igual a la hilera de plantación. Para los casos en que las densidades de plantación son muy altas, ésta se debe realizar de forma paralela a la hilera, frente a una planta, y a una distancia de 30 cm de ésta. Por su parte, la profundidad de la calicata, para ambos casos, estará determinada por la exploración de raíces del frutal o cultivo, la cercanía con el material parental o algún impedimento pedológico.