Nemátodos en agricultura: aspectos fundamentales

Nemátodos en agricultura: aspectos fundamentales

Nemátodos en agricultura: aspectos fundamentales

 

Los nemátodos son gusanos no segmentados, cilíndricos o redondos y microscópicos en tamaño. Son organismos en esencia acuáticos, aunque igualmente pueden proliferar en ecosistemas terrestres. Existen especies de vida libre, marinas, de suelo y también los hay parásitos de las plantas, siendo estos últimos de gran impacto para la agricultura en determinados casos.

Los nemátodos dañinos para las plantas pueden clasificarse según el tipo de parasitismo que generan (referido a su formar de asociación):

-Endoparásitos: son aquellos que ingresan al interior de los tejidos de la planta, (Meloidogyne)

-Semiendoparásitos: sólo hacen un ingreso parcial de la planta (Globodera y Pratylenchus).

-Ectoparásitos Sedentarios: no ingresan a los tejidos, pero se mantienen siempre asociados a la raíz (Paratylenchus)

-Ectoparásitos migradores: aquellos de vida libre, pero que se alimentan del tejido de plantas (Xiphinema).

Todas estas especies tienen en común la presencia de un estilete bucal el cual insertan en los tejidos para alimentarse a partir de las plantas; el daño o perjuicio que estos parásitos pueden tener sobre las plantas depende directamente del nivel de población o cantidad de individuos presentes en el suelo; cuando la incidencia es alta pueden llegar a generar importantes mermas sobre el vigor del cultivo y por lo tanto, sobre el rendimiento y calidad de la producción. En términos generales, los niveles de población en los suelos fluctúan desde 1 hasta 10 millones de individuos por m3 de suelo.

Los nemátodos de suelos son comúnmente conocidos por el daño que provocan a los cultivos, sin embargo, es importante señalar que también existen nemátodos benéficos para las plantas, con la capacidad de proteger a los cultivos de otras plagas y que además juegan un rol benéfico en la rizosfera, ya que participan en una serie de reacciones o procesos tales como mineralización de nutrientes, actividad como biocontroladores y descomposición de materia orgánica.

La actividad benéfica de los nemátodos y su clasificación tiene relación directa con el comportamiento que tienen las diferentes especies, donde es posible identificar:

Fungívoros: alimentación de hongos (ej.: Aphelenchus avenae; orden Aphelenchida)

Bacteriófagos: se alimentan de bacterias (ej.: orden Rhabditida)

Entomófagos y depredadores: se alimentan de insectos y otros nematodos (ej.: orden Mononchyda)

Esta coexistencia en los suelos de nemátodos benéficos y patógenos hace necesario el considerar la importancia de lograr un equilibrio en la microbiología de suelos, ya que tendrá efectos directos sobre las producciones y sobre la capacidad de mantener sistemas productivos sustentables en el tiempo; es por esta razón que se hace necesario tener presente que el efecto de las aplicaciones de ciertas moléculas de agroquímicos (con efecto nematicida y/o insecticida), no sólo impactará a aquellas especies que se necesite controlar, sino que también a las llamadas benéficas, que pueden tener un rol crucial para mantener el equilibrio microbiológico de los suelos y la sanidad de nuestros cultivos.

 

 

 

0

About AMEco-Adm

    You May Also Like