Microorganismos de suelo de valor agronómico: función y manejo

Microorganismos de suelo de valor agronómico: función y manejo

Microorganismos de suelo de valor agronómico: función y manejo

 

El suelo es la base productiva para la agricultura. Entender que el suelo es un ecosistema vivo, en donde convergen simultáneamente numerosas interacciones entre las condiciones físicas y químicas las cuales, entre numerosos factores, determinan su actividad biológica y por último su potencial productivo. Los manejos agronómicos por lo tanto deben estar alineados con la protección del suelo y su condición nativa original con prácticas de conservación que permitan mantenerlo y mejorarlo en el tiempo.

La microbiología del suelo es esencialmente aeróbica y solo un bajo porcentaje de esta puede vivir en ausencia de oxígeno; dentro de este grupo se encuentran numerosos agentes causales de enfermedades para los cultivos.

Los microorganismos del suelo llevan a cabo diversas funciones, muchas de éstas indispensables para el desarrollo de las plantas. Existe evidencia científica que la microbiota asociada a las raíces de las plantas está involucrada en procesos clave tales como ciclado de nitrógeno y fósforo, absorción de agua por parte de la planta, degradación de compuestos orgánicos tóxicos, tolerancia a situaciones de estrés y defensa contra patógenos entre otras.

Cuando hablamos de microorganismos debemos tener en cuenta su escala: en solo 1 gramo de suelo podemos encontrar cerca de 10.000 tipos distintos de microrganismos, en abundancias de 10 mil millones de individuos como promedio. La gran diversidad de estos organismos está relacionada a los distintos nichos que se generan en la estructura del suelo, y a que realizan funciones variadas y también redundantes, entre otras razones .

En este contexto, el manejo de suelos agrícolas mediante la adición de microorganismos externos está basado en la función que organismos específicos ejercen en su ambiente natural, y que luego de pruebas tanto en laboratorio como en campo, generan un efecto benéfico en la fenología de la planta. Existen varios ejemplos de organismos utilizados con estos fines, entre ellos:

  • Hongos micorrízicos: corresponden a hongos simbióticos (ej.: Glomus spp.) que se asocian a las raíces de las plantas y aumentan su alcance radicular para una mayor absorción de agua y nutrientes como el fósforo. El termino Micorriza aplica a la asociación realizada entre el hongo y la raíz, no al género o especie del hongo en particular.
  • PGPRs (Rizobacterias Promotoras del Crecimiento de Plantas, por sus siglas en inglés): son bacterias del ambiente radicular (de los géneros Bacillus, Pseudomonas, entre otros) que se nutren de los exudados producidos por las plantas y en retorno promueven el sistema inmune de la planta y su resistencia al estrés, entre otros beneficios.
  • Diazótrofos: son bacterias (por ejemplo, de los géneros Azotobacter spp. y Azospirillum spp.), que tienen la capacidad de transformar el nitrógeno atmosférico (N2) en amonio (NH3), el que es aprovechable por las plantas, disminuyendo la necesidad de fertilizantes nitrogenados químicos.

La adición de estos microorganismos al suelo, con los adecuados manejos de aplicación, puede generar beneficios directos en nutrición y salud a distintos cultivos, reduciendo la necesidad de uso de grandes cantidades de fertilizantes químicos.

AM Ecological cuenta con una exclusiva y completa paleta de bio inoculantes de suelo y raíces, seleccionados por sus múltiples efectos benéficos en las plantas. Nuestros productos:

  • Nitroguard: diazótrofos + PGPRs
  • Twin N: diazótrofos
  • Catapult P: micorrizas + PGPRs
  • Biolhealth BS WSG: PGPRs

Referencias

 

Bakker, P.A.H.M., Pieterse, C.M.J., de Jonge, R., Berendsen, R.L. 2018. The Soil-Borne Legacy. Cell 172: 1178-1180.

Bhattacharjee, R.B., Singh, A., Mukhopadhyay, S.N. 2008. Use of nitrogen-fixing bacteria as biofertiliser for non-legumes: prospects and challenges. Applied Microbiology and Biotechnology 80: 199-209.

Fierer, N. 2017. Embracing the unknown: disentangling the complexities of the soil microbiome. Nature Reviews Microbiology 15: 579-590.

Fierer, N., Lennon, J.T. 2011. The generation and maintenance of diversity in microbial communities. American Journal of Botany 98: 439-448.

Groppa, M.D., Benavides, M.P., Zawoznik, M.S. 2012. Root hydraulic conductance, aquaporins and plant growth promoting microorganisms: A revision. Applied Soil Ecology 61: 247-254.

Hoeksema, J.D., Chaudhary, V.B., Gehring, C.A., Johnson, N.C., Karst, J., Koide, R.T., Pringle, A. et al. 2010. A meta-analysis of context-dependency in plant response to inoculation with mycorrhizal fungi. Ecology Letters 13: 394-407.

Irizarry, I., White, J.F. 2018. Bacillus amyloliquefaciens alters gene expression, ROS production and lignin synthesis in cotton seedling roots. Journal of Applied Microbiology 124: 1589-1603.

Mendes, R., Garbeva, P., Raaijmakers, J.M. 2013. The rhizosphere microbiome: significance of plant beneficial, plant pathogenic, and human pathogenic microorganisms. FEMS Microbiology Reviews 37: 634-663.

Redman, R.S., Sheehan, K.B., Stout, R.G., Rodriguez, R.J., Henson, J.M. 2002. Thermotolerance generated by plant/fungal symbiosis. Science (New York, N.Y.) 298: 1581.

Richardson, A.E., Barea, J.-M., McNeill, A.M., Prigent-Combaret, C. 2009. Acquisition of phosphorus and nitrogen in the rhizosphere and plant growth promotion by microorganisms. Plant and Soil 321: 305-339.

Rubin, R.L., van Groenigen, K.J., Hungate, B.A. 2017. Plant growth promoting rhizobacteria are more effective under drought: a meta-analysis. Plant and Soil 416: 309-323.

Singh, B.K., Walker, A. 2006. Microbial degradation of organophosphorus compounds. FEMS Microbiology Reviews 30: 428-471.

 

0

About AMEco-Adm

    You May Also Like