Consideraciones para mejorar la eficiencia hídrica del suelo

Consideraciones para mejorar la eficiencia hídrica del suelo

Consideraciones para mejorar la eficiencia hídrica del suelo

 

El suelo es uno de los recursos fundamentales para la agricultura dada la multiplicidad de funciones que cumple, entre las cuales se destacan el ser sostén de las plantas, contener e intercambiar con el cultivo los nutrientes que éste necesita y ser el reservorio de agua desde el cual las plantas obtienen sus requerimientos hídricos. En efecto, el suelo cumple el rol de contenedor del agua y por lo tanto la condición general del mismo va a repercutir tanto en la capacidad de retener y distribuir homogéneamente el elemento, como en la habilidad que logren las mismas plantas de absorber desde el suelo el agua que necesiten; esto implica que un suelo que retenga humedad sin problemas, pero que a la vez limite la expresión de las raíces en cuanto a crecimiento, exploración y funcionalidad no podrá ser considerado como un buen suelo para hacer agricultura.

Una de las prácticas más efectivas y sustentables para mejorar el suelo es la aplicación periódica de materia orgánica, pues sus positivos efectos han sido demostrados consistentemente en el tiempo. Desde el punto de vista de las propiedades hidráulicas del suelo, la materia orgánica impacta directamente en la porosidad, en la retención de humedad y en la capacidad de aireación, siendo este último factor clave para lograr un buen crecimiento de raíces. La materia orgánica en el suelo actúa como un pegamento o cementante, que permite unir y mantener la unión de las diferentes partículas minerales que componen el suelo como la arcilla, arena y el limo; estas uniones conforman agregados de partículas y los espacios que se forman entre estos no son otra cosa que los poros del suelo, a través de los cuales fluyen el agua y el aire. Estos poros constituyen una red de canales de distinto tamaño y capacidades, gracias los cuales es posible lograr la circulación del agua y aire, y también permiten la retención de agua en el tiempo, asegurando un reservorio que puede estar disponible para las plantas; igualmente este volumen de poros facilitan la exploración y crecimiento de las raíces, mantienen al suelo esponjoso y favorecen el intercambio gaseoso.

Los poros en el suelo no son todos iguales y se pueden clasificar de acuerdo a su tamaño en macroporos y microporos; los macroporos (tamaño > 10 µ), están directamente relacionados con la capacidad de drenaje que tenga el suelo, ya que por su tamaño el agua se mueve por efecto de la fuerza de gravedad. Los macroporos también son fundamentales en la aireación del suelo y para generar los espacios por donde pueden crecer las raíces. Los microporos (0-10 µ), por su parte están relacionados con la capacidad del suelo de retener agua contra la fuerza de gravedad, fenómeno que se produce por la acción de la fuerza de capilaridad; a la microporosidad que permite dejar disponible agua para las plantas se le denomina Poros de Agua Útil (PAU), mientras que aquellos desde los cuales la planta ya no puede extraer agua se les denomina Poros Agua Inútil (PAI).

El agua de riego es siempre un recurso escaso y crítico, por lo que el manejo adecuado del suelo también debe ser parte fundamental de cualquier iniciativa que tenga como fin aumentar la eficiencia en la gestión de la misma. En este sentido es bastante evidente que la incorporación periódica de materia orgánica debe ser considerado como una de las piedras angulares de cualquier sistema productivo y no puede ser reemplazada de manera sustentable sólo con la adopción de ciertos manejos como pueden ser uso de riego tecnificado, sistemas de medición de humedad o gestión de la información derivada de parámetros de evapotranspiración.

Una de las problemáticas más frecuentes en los huertos tiene que ver con la formación de sellos en la superficie del suelo, lo que produce episodios de escurrimiento superficial en las zonas donde se produce la precipitación del gotero o microaspersor. Esto genera variados problemas que no sólo incluyen la perdida de agua por escorrentía, sino que también de fertilizantes, agroquímicos o cualquier otro producto que sea aplicado a través del riego, muchos de los cuales llegan a alimentar a la vegetación de la entre hilera, pero no al cultivo. Para “solucionar” este problema se ha recurrido al uso de productos con características de surfactantes, es decir, con la capacidad de romper la tensión superficial del agua, cuyo efecto concreto es facilitar y acelerar la penetración del agua en el suelo, eliminándose, al menos en apariencia, la escorrentía. No obstante pudiera parecer una solución rápida al problema, la verdad es que este tipo de productos no ataca la causa de fondo que es la mala distribución de los poros en el suelo, con insuficiente presencia de macroporos, mala aireación y compactación física. El forzar el ingreso de agua a un suelo con mala aireación y sin poros de drenaje puede incluso agudizar la problemática de asfixia, limitando aún más el desarrollo de raíces y la posibilidad de lograr la máxima expresión del cultivo.

Considerando lo anterior, el uso de surfactantes para el riego debe ser considerado sólo como una herramienta que eventualmente puede ser un complemento de la aplicación de materia orgánica al suelo, único manejo que comprobadamente puede modificar y mejorar las propiedades hidráulicas de cualquier suelo con fines agrícolas.

Durante años AMecological ha desarrollado ensayos y conducido seguimientos de campo a suelos tratados con enmiendas húmicas como POW HUMUS®, BIOHEALTH®, PERL HUMUS® y DISPER ALGHUM®, demostrando en todos los casos como se mejora la porosidad y aireación como tal, además de la proporción ideal entre macro y micro poros. El uso de POW HUMUS comprobadamente mejora la capacidad del suelo de drenar el agua (corrige de forma sustentable el escurrimiento superficial), a la vez que mejora y aumenta la capacidad del suelo de retener el agua, lo que permite sin duda optimizar verdaderamente el uso del recurso.

0

About AMEco-Adm

    You May Also Like