AMecological, compromiso con el desarrollo e implementación de una agricultura de precisión sostenible

AMecological, compromiso con el desarrollo e implementación de una agricultura de precisión sostenible

AMecological, compromiso con el desarrollo e implementación de una agricultura de precisión sostenible

Todo agricultor en Chile se ha visto o se verá enfrentado a uno de los grandes desafíos de este siglo, optimizar el manejo del recurso hídrico.

Es habitual pensar en esta problemática solo desde una perspectiva ambiental, el cambio climático ha provocado alteraciones en los patrones históricos de distribución de las precipitaciones, teniendo como consecuencia importantes modificaciones en los caudales de las cuencas que alimentan nuestra agricultura, lo que condiciona la disponibilidad de agua para riego. Sin embargo, mercados de destino cada día más exigentes demandan mejores prácticas agrícolas. Conceptos como huella de agua, correspondiente al volumen de agua dulce usa- do en la producción de un determinado bien o servicio, se vuelven cada vez más recurrentes y relevantes para el consumidor final. En este sentido, un objetivo importante lo constituye el apoyo ofrecido a los agricultores para comprender que las tecnologías de precisión, específica- mente las de monitoreo de humedad en el suelo, tienen impactos no solo en el manejo eficiente del agua de manera de poder cubrir las necesidades de los cultivos, sino también que el aporte adecuado y oportuno va a tener impactos im- portantes en la calidad y condición del producto, como también sobre la protección del vital elemento.

La programación del riego (cuando y cuan- to regar), generalmente se ha planteado como una estrategia para abastecer los cultivos con suficiente agua para que las plantas transpiren a su máximo potencial durante la temporada. Estas decisiones se basan en apreciaciones visuales del contenido de humedad en calicatas, así como la demanda atmosférica calculada en base a bandejas de evaporación o estaciones meteorológicas. Las limitaciones asociadas a estos sistemas no permiten evaluar la extracción de agua versus la demanda atmosférica calculada, ni tampoco como se esta moviendo el agua en tiempo real dentro y fuera de la zona de raíces.

El sistema radical de una planta es la base de su crecimiento posterior. Raíces sanas y bien desarrolladas, permitirán obtener plantas de vigor equilibrado que responderán productivamente respecto de sus potenciales genéticos.

Es aquí cuando el monitoreo de la humedad de suelo cobra importancia como herramienta en la programación del riego, pues no solo indica cuándo y cuánto regar, sino también entrega una imagen clara e instantánea a lo largo de la temporada de como están funcionando las raí- ces y su estrecha relación con las condiciones de suelo. En la práctica, en el transcurso de la temporada, el suelo cambia constantemente, de acuerdo cambian factores como el clima, manejos culturales, disponibilidad hídrica, etc. Estos cambios son cada vez más evidentes en la medida que las tecnologías nos permiten medir estas diferencias en el tiempo. Sumado a lo anterior, el desarrollo de los cultivos durante la temporada, generan requerimientos que en la medida que se conozcan pueden incluirse en los manejos agronómicos, logrando incrementos productivos relevantes.

Estas tecnologías de monitoreo de humedad están disponibles en el mercado desde la década de los 90, sin embargo, su uso masivo lleva pocos años a disposición de los agricultores. Las razones de este comportamiento se deben por una parte al alto costo de implementación que tuvieron en su inicio y al escaso soporte técnico en el uso de los equipos e interpretación de la información generada por otro.

El costo de inversión que requiere la adopción de esta tecnología es variable, ya que general- mente el número de sondas necesarias para representar la realidad de un campo difiere de acuerdo a las diferencias de suelo que en él se encuentren. Se debe encontrar entonces, un balance entre lo deseable y lo práctico.

Por otro lado, las falencias en nuestro país del servicio asociado a la postventa de estos sensores tienen como consecuencia la perdida de fiabilidad en los sistemas, por cuanto sus usuarios no logran interpretar los datos entregados de manera apropiada o solucionar en forma breve las fallas de estos en plena temporada de riego. En muchos campos los sensores se encuentran abandonados o sus usuarios no confían en los datos entregados, manteniendo la toma de de- cisiones para el riego basados en métodos tradicionales (atmosféricos y/o perceptivos).

AMecological tiene el conocimiento y experiencia para abordar el manejo con una mirada integral que permita hacer un uso racional de los recursos, ofreciendo soluciones transversa- les. No nos limitamos solo a definir tiempos y frecuencias de riego, sino más bien, proponemos soluciones de manejo a partir de los datos obtenidos por los sensores, pues entendemos que cada situación es particular y requiere un análisis específico.

Nuestro sistema cuenta con una plataforma en línea, a la cual se puede acceder desde cualquier computador o dispositivo móvil con acce- so a internet. Para simplificar la interpretación de datos, la interfaz se desarrollo de manera amigable y sencilla, que permite visualizar contenidos de humedad (% v/v), salinidad y temperatura de suelo en todo el perfil intervenido. Estos sensores se pueden seleccionar de manera independiente, lo que permite entender fenómenos localizados y a diferente profundidad (como por ejemplo discontinuidades de suelo) y planificar manejos para dichas situaciones.

Como consecuencia de la implementación de esta tecnología, nuestros clientes han reducido hasta en un 30% el consumo de agua en la temporada, fundamentalmente debido al cambio del régimen hídrico (tiempo y frecuencia de riego), provocando un mejoramiento de las condiciones de suelo que permiten por una parte, evitar pérdidas por percolación en profundidad y mejorar por otra, los procesos de infiltración y de aireación del perfil de suelo.

El desafío de hoy consiste en identificar las necesidades de los clientes y otorgar un servicio que se ajuste a sus problemáticas. No se puede separar el riego del suelo, ni el suelo de la plan- ta, por lo cual, la relación SUELO-AGUA-PLANTA representa el punto de partida desde el cual realizamos cada análisis en particular.

 

0

About AMEco-Adm

    You May Also Like